El conductor suicida enciende el motor
En dirección prohibida busca redención
Va por la autopista que hay bajo su piel
Hacia la pensión de mi inmadurez

Donde duerme la ingenuidad
La torpeza y la vulgaridad
Donde despierta lo pueril
El insensato y el infantil

Vuelve “El hombre de Neandertal”
Despierta su instinto animal
En busca del último bar

Entre las huellas del recuerdo
Borré las sombras del rencor
Para caminar sin mirar atrás
En busca de una nueva ilusión

Hice oasis en desiertos
Hui de la autocompasión
Y empecé a aceptar una realidad
Mi peor enemigo soy yo.

Ángel y demonio dentro de mí
Discuten esta noche mi porvenir
Uno quiere casa, cama y colchón
El otro sexo, drogas y rock and roll

La bolsa, la vida y la salud
Se van de romería portando mi cruz
Parando el tiempo, bebiendo sin sed
Adictos a cada amanecer

Y con mis demonios vuelvo a bajar
A los infiernos de esta ciudad
Mientras duermen los demás…

Entre las huellas del recuerdo
Borré las sombras del rencor
Para caminar sin mirar atrás
En busca de una nueva ilusión

Hice oasis en desiertos
Hui de la autocompasión
Y empecé a aceptar una realidad
Mi peor enemigo soy yo

Cada mirada en los espejos
Y guiños al retrovisor
¿Quién eres tú?, ¿Eres tú chaval?
O es el cuadro del peor pintor

Que hace retratos al viento
Que firma noches al portador
Quien con cartas de póker juega al mus
En cada órdago va de farol

y ese soy yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *